El ex jefe del gobierno español, el socialista Felipe González Márquez, aseguró que el candidato presidencial de la oposición, Sebastián Piñera, es una persona muy ’’brillante’’ pero que aún así no puede ocultar su preferencia por Michelle Bachelet, a quien calificó como ’’interesante y capaz’’.

’’Es un hombre brillante (Piñera) al que he conocido y con el que he hablado algunas veces, que ha hecho un esfuerzo de carácter personal y, en fin, yo tengo mi vínculo y mis tradiciones, pero creo que es un hombre con un equilibrio que merece la pena considerar. (Bachelet) Es una persona muy probada desde el punto de vista de la capacidad de decisión y de gestión y de ver con templanza y con moderación los procesos, su propia condición femenina va a aportar un ingrediente completamente nuevo a la política nacional y regional, para mi es muy importante’’, sostuvo el ex mandatario.

Las declaraciones las formuló tras reunirse con el Presidente Ricardo Lagos en La Moneda, quien además participará en el cierre de campaña de la ex ministra en la Alameda.

En la ocasión, también se refirió al proceso democrático vivido en Chile señalando que el grado de incertidumbre que él percibe es tan propio de estos procesos electorales ’’sin que eso crea una angustia mayor y que uno se complace de eso’’.

Sobre el concierto continental, aseguró que la proliferación de movimientos populares en latinoamérica es respetable, pero que cuando se convierten en populistas, ya sean de izquierda o derecha, ’’les quiero menos’’. Asimismo, indicó que se legitiman cuando están conectados con aspiraciones sentidas profundamente con la mayoría popular.

En la misma línea, aunque prefirió no dar nombres, admitió que sí existen mandatos populistas en el conosur que son ’’de corto alcance’’ y que, a su juicio, hay un rechazo de la experiencia de las políticas practicadas después de las crisis de la deuda de los años ochenta, y que ese rechazo se expresó de forma muy diversa que algunos tratarían de ’’poner en el mismo saco con el mismo lazo’’ pero que no sería lo mismo.

González además discrepó de quienes creen que la esencia de la democracia es la alternancia, ya que para él sería más bien la aceptabilidad de la derrota. ’’Compitiendo en igualdad de condiciones quien no gana tiene que aceptar la derrota, sea quien sea quien no gane y por tanto hay que seguir trabajando dentro del sistema y no fuera’’, agregó.

Consultado sobre daría al actual gobernante para cuando abandone el poder el próximo 11 de marzo, el líder del PSOE se abstuvo de sugerirle y se limitó a explicar que a ’’los ex presidente siempre los he definido, empezando por mi mismo, como jarrones chinos grandes en departamentos pequeños, se supone que somos valiosos pero estorbamos mucho en cualquier sitio que nos sitúan, por lo tanto todo el mundo está pensando como deshacerse del jarrón chino sin tener la responsabilidad’’.



Fuente: orbe declaraciones hechas al diario La Segunda jueves 12 de Enero de 2006.



Pablo Ramírez Torrejón (PD).
]]>