¡¡¡Alerta con Argentina!!! Y su macroeconomía.


En una reunión corriente entre colegas, con datos macroeconómicos a la vista, tuvimos oportunidad de analizar un problema muy serio, que venimos viendo evolucionar muy desfavorablemente en la Economía de nuestros vecinos argentinos, quienes hace muy pocos años se vieron envueltos en una crisis jamás antes vivida en ese país.

Con todos los antecedentes macroeconómicos a nuestra entera disposición, llegamos a la conclusión unánime, de que la Economía de ese país refleja fallas indiscutibles, en su diario accionar, que de no ser subsanadas a la brevedad, tal como lo hemos venido alertando desde la semana pasada, en que aparecieron publicados en la Prensa local noticias e índices francamente desalentadores, con características que conducen directamente a problemas recientemente vividos en la Argentina.

Nuestra preocupación obedece a que la experiencia que sufrimos a principios de la década actual, cuando Argentina quedó prácticamente paralizada económicamente y "por contagio" recibimos en Chile los efectos de ese fenómeno económico, generando un desagradable estado restrictivo que afecta directamente al factor Demanda, provocando daños directos en la Variable Demanda. Generalmente se termina producto de este contagio enfrentado una restricción económica. Esta se logra remontar luego de un período mínimo de dos años, variando esta característica, según cada caso y según las condiciones de reacción de una variedad de factores.

Para Chile, esto representaría un retroceso en los avances logrados a la fecha en materia de Crecimiento Económico con la reposición de la conducta corriente de la Variable Demanda que actualmente se ve dentro de su punto de equilibrio temporal en este país gracias a una conducción de Política Monetaria ejemplar debido a que Chile logró erradicar el flagelo Inflación de su Economía, desde principios de la Década de los 90.

La Economía Argentina, había mostrado últimamente un interesante Crecimiento Económico que alcanzó en el año 2005 a un alto porcentaje, de acuerdo al comportamiento anterior. Para el 2006 se había Proyectado un supuesto equivalente a un 6 a 7% , bajando un punto porcentual con respecto al 2005, lamentablemente, todo ha quedado en solo "buenos propósitos" debido a que las esperanzas se desvanecieron, con los resultados macroeconómicos que arrojó la actividad en Enero recién pasado, donde prevalecieron las acciones negativas fuertemente, sobre todo considerando los difíciles momentos que atraviesan los productores de carne, principal producto de la Economía local, para realizar exportaciones del producto. Solo se pronosticó un Crecimiento del PIB en un 1,5%, para el Primer Trimestre comparado con igual período de 2005.

Los pronósticos oficiales indican que la Economía se desaceleraría recién en el período Abril-Junio, segundo semestre, provocando así una curva desascendente en tal período.

El siguiente factor que se ve negativo es la Variable Tipo de Cambio, la divisa está subiendo de precio a un piso superior a los $ 3,00, su limite tolerable se ha definido en $3, 09, habiéndose algunos días registrado un equiparamiento en ese nivel y se prevé que la divisa puede superar los $ 4.00.

Hemos considerado oportuno definir algunas soluciones al problema como medidas precautorias y en otros casos definitivamente como correctivas.

Entre ellas es preciso ajustarse en forma inmediata al Programa Monetario para el período 2006, debiera ser la principal preocupación de la autoridad monetaria, en este caso el Banco Central de la República Argentina (BCRE), considerando que está absolutamente comprobado que el principal y exclusivo agente inflacionario, es la emisión adicional de dinero que se produce para financiar los déficit del Presupuesto de la Nación, es decir, los déficit fiscales. De no ponerse en práctica un Plan de Acción de Emergencia que incluya los correctivos descritos, la situación desembocará, creando el mismo tipo de conflictos de la vez anterior, cuando la principal causa se derivó en la disparidad entre el nivel del Índice de Precios Oficial y la Inflación Real, que en definitiva generó un desabastecimiento generalizado.

Esperamos y confiamos que las autoridades económicas de esa Nación hermana, logren revertir el proceso que está iniciándose y que a conciencia logren frenar este tipo de tendencias que solo acarrean fuertes crisis como la última que asoló al pueblo argentino.

Esto es un aporte de un buen amigo: Aldo Aicardi s. ingeniero comercial e economista.

Pablo Ramírez Torrejón (PD)
]]>