A tres años del comienzo de la invasión de Irak, apareció un nuevo libro sobre la historia oculta de los entretelones internos de esta aventura imperial manejada por la troika Bush-Cheney-Rumsfeld, según los autores de “Cobra II”, Michael Gordon, principal militar corresponsal del New York Times, y el general de marina jubilado Bernard Trainor.





El último fin de semana marcó el tercer aniversario del comienzo de la invasión iniciada el 19 de marzo de 2003, cuando EEUU comenzó a lanzar sus bombas en Irak, mientras miles de británicos y americanos cruzaban las fronteras del país.Evidentemente, los estadounidenses llegaron para quedarse, naturalmente por el petróleo, porque tres años después la ocupación no tiene un final a la vista. EEUU anuncio el jueves que lanzó su ofensiva aérea más grande desde la invasión de 2003.





Más de 130.000 tropas de EEUU siguen desplegadas sin un plan claro para su retiro. El país está arruinado por la matanza diaria y la violencia y la perspectiva de una guerra civil es más real que nunca.Los autores no cuestionan si EEUU debió o no invadir, porque consideran que involucra un juicio “político”, pero critican “cómo se hizo la invasión” que aseguran fue fraguada por la triada compuesta por George W. Bush, el vicepresidente Dick Cheney y el ministro de defensa Ronald Rumsfeld, un círculo de hierro que excluyó de la información y decisiones clave a personajes como la entonces consejera de Seguridad Nacional Condoleezza Rice y el ex canciller Colin Powell.Gordon y Trainor, en una larga entrevista con la estadio de radio y TV Democracy Now, de Nueva Cork, explicaron que su libro está basado en entrevistas a una amplia gama de funcionarios, así como en informes clasificados derivados de interrogatorios a más de 110 hombres de gobierno y oficiales iraquíes capturados y 600 documentos de ese país.Gordon estuvo en la sala de guerra con Tommy Franks, Donald Rumsfeld y varios generales durante la planificación y ejecución de la invasión.





El libro combina estas experiencias de primera mano con documentos militares clasificados, así como los resultados de un informe clasificado sobre opiniones iraquíes sobre la guerra preparado por el Comando Conjunto de Fuerzas Militares de EEUU.Tanto Gordon como Trainor pensaban que Saddam Hussein sería ablandado por George W, Bush, tal como lo consiguió su padre, y que no irían a Bagdad. Además explican cómo el líder iraquí escapó de la capital y relatan como Bush y Saddam se equivocaron recíprocamente respecto a lo que haría el contrario, tomando iniciativas completamente inadecuadas.





El libro aborda las preocupaciones sobre el manejo de la ocupación expresadas en mayo de 2003 por John Saber, el hombre más alto de Gran Bretaña en Irak, apenas cuatro días después de arribar a Bagdad. Y revela que las cintas de audio hechas oír en la ONU por el entonces secretario del estado Colin Powell -como parte de su discurso- fueron grabaciones de oficiales militares iraquíes en que uno dijo “Estoy preocupado de que podría haber algo”, pero no se refería a las armas de destrucción masiva (WNDs) como Powell hizo creer.


Se puede seguir leyendo:
http://www.continente.nu/castellano/artiklar/artikelPost.cfm?show=1598&sammaKategori=:

Pablo Ramírez Torrejón (PD)
]]>