Parte del legado de Ricardo Lagos, Las alternativas que tienen los contribuyentes para apelar ante el SII: La discutida "contribución", se transforma en otros negocios más para el estado y sus municipalidades.


Si el valor fiscal de su propiedad supera el valor comercial, tiene la instancia de apelar ante el SII. Pero prepárese: puede llegar a ser un proceso bastante engorroso.


Frases como "vendo mi propiedad al Servicio de Impuestos Internos" han sonado fuerte el último tiempo en Cartas al Director de cualquier periódico nacional.


La tormenta es producto de la llamada "Ley de Rentas Municipales II" (ley No. 20.033), con la cual se busca allegar más recursos a las arcas municipales, en especial las comunas más pobres. Para ello esta norma entrega nuevos criterios para estimar el valor (avalúo) fiscal de los bienes raíces no agrícolas, criterios que buscan reflejar la plusvalía que significan nuevas obras de infraestructura, centros comerciales y otras mejoras en la ciudad.



La importancia de esto es que el avalúo fiscal constituye la base para calcular el impuesto territorial o las contribuciones. El problema es que cuando el SII emprendió la tarea de tasar los terrenos y propiedades en función de estos nuevos criterios, en varios casos el avalúo fiscal terminó por igualar o incluso superar el valor comercial de la propiedad.



Poco a poco los contribuyentes se están acercando a las oficinas del SII para apelar de la medida -el Servicio ya reporta haber recibido unos 1.200 reclamos- o a módulos especiales que han establecido algunos municipios para orientar a los vecinos afectados por esta situación. Es el caso, por ejemplo, de la Municipalidad de Las Condes, la cual habilitó cinco módulos -en convenio con el SII- para orientar sin costo a los contribuyentes de la comuna en el proceso de reclamo. Juan Pablo Pozo, director jurídico del municipio, explica que a la fecha se han recibido unas mil consultas, lo que confirma el interés por buscar asesoría.



¿Qué se puede reclamar?


Lo importante es que si su avalúo subió exageradamente apele. No hacerlo implica que en la práctica renunciará a una serie de derechos que le da la ley. Sin embargo, el proceso de reclamación resulta complejo. A la falta de información clara y múltiples consideraciones técnicas, hay una dificultad adicional. "Uno de los problemas es que las causales de reclamo que establece la ley son acotadas", dice el abogado tributarista Eduardo Morales.



El sagrado derecho a reclamo no es sencillo. El SII considera el valor del terreno y de la construcción en función de una serie de parámetros técnicos y, por lo tanto, su impugnación debe referirse a alguno de dichos parámetros. Es decir, no sirve que eleve una solicitud de impugnación aduciendo que es un "valor exagerado" o "irracional", sin demostrar técnicamente sus dichos. Tampoco sirve aducir que usted no tiene recursos suficientes para pagar las nuevas contribuciones (de hecho, las razones "sociales" no son válidas).



La forma de impugnación en un proceso de avalúo general está establecida por ley, y debe referirse a tres causales específicas (ver recuadro), tal cual lo establece el artículo 149 del Código Tributario.



Por lo tanto, si su impugnación no se ajusta a las causales que la ley establece, la solicitud será rechazada.



Uno de los problemas que enfrentan los contribuyentes es que dados los parámetros de la nueva ley, el avalúo fiscal puede resultar igual o incluso mayor respecto del valor comercial de la propiedad.



Lo cierto es que el valor de una propiedad no siempre responde a factores totalmente "objetivos". Por ejemplo, un barrio puede tener la reputación de ser "ruidoso", "congestionado", "peligroso" u otras consideraciones que afectan el valor comercial. Estas causales, al no estar expresamente consideradas en el formulario, son de difícil apelación. Sin embargo, esta semana, el director del SII, Juan Toro, señaló que el Servicio se abrió a acoger impugnaciones basadas en criterios "comerciales", aunque el Servicio ha aclarado que no se trata de una nueva causal. En el SII explican que "en las situaciones en que el avalúo fiscal resultante del reavalúo sea superior al valor comercial de la propiedad, el propietario podrá presentar un reclamo adjuntando antecedentes como la escritura de compraventa de su propiedad, o bien de una propiedad vecina de similares características u otros que permitan demostrar el valor de una propiedad".



En ese sentido, si la propiedad ha estado en venta en el último tiempo es válido adjuntar los avisos donde se muestre su verdadero valor comercial.



Tampoco descuide el plazo. En los procesos de avalúo general, tal como ocurrió en este caso -la última vez fue en 1995-, se entrega al contribuyente un plazo de 30 días corridos para apelar del nuevo avalúo. En este caso, este plazo de apelación se extiende por todo el mes de marzo.



Esta semana, el SII ha señalado que se ha ampliado el plazo hasta junio para recibir reclamos de los contribuyentes. Sin embargo, si decide apelar del avalúo más allá del 31 de marzo, en caso de que su solicitud sea rechazada ésta no será conocida por el tribunal tributario o por el tribunal de alzada, beneficios que sí están contenidos dentro del actual proceso de reconsideración. Ahora bien, si por alguna razón no alcanzó a apelar dentro de marzo, o considera que su causal es muy especial, la ley entrega en todo momento la posibilidad de elevar una apelación ante el director regional del SII. Pero esto es un acto individual, que no se enmarca dentro del proceso general de avalúo.


Tasación.


La ventaja de contar con una tasación que dé cuenta del verdadero valor comercial de la propiedad es que tendrá como medio de prueba ante el SII una opinión fundada de los distintos aspectos que inciden en su valor real. Entre otras razones, porque el tasador se encarga de reunir todos los antecedentes y documentos que respalden sus conclusiones.



Por ejemplo, una casa que quede rodeada de edificios pasará a ser una "casa isla", lo que afecta su valor comercial. Lo mismo si la propiedad está sujeta a expropiación. "Un servicio de tasación permite recoger mejor las plusvalías o minusvalías que experimente la propiedad", explica Alberto Arenas, arquitecto tasador y consultor inmobiliario.



Un servicio de tasación puede partir de unos $70.000, pero a medida que la propiedad sea más grande el servicio puede llegar a superar los $500.000. dentro de marzo implica que en la práctica renunciará a una serie de derechos que le da la ley.



No apelar.


Esto es un aporte de: MANUEL SILVA G.



Pablo Ramírez Torrejón. (PD).
]]>