Entre Cencosud, Falabella, Ripley y La Polar suman ventas por más de US$ 10 mil millones, y manejan más de 13 millones de tarjetas de crédito. La dura competencia del día a día entre estas empresas dejó paso a un encuentro en el que cada ejecutivo analizó la situación de su empresa y del sector retail, uno de los mayores generadores de empleo en el país.

Las nubes negras: Regulación y empleo.

Una sobre regulación del sector retail y políticas de empleo inadecuadas que podrían derivar de los proyectos de subcontratación y de la discusión latente sobre flexibilidad laboral son algunos de los temas que son considerados como "nubes negras" por estos ejecutivos del sector retail.

Laurence Golborne, de Cencosud, afirma que el actual proyecto de subcontratación en el Parlamento, así como está, contiene varios elementos que "son bastante delicados". "Que tengamos nosotros que estar pendientes de si un proveedor pagó o no los sueldos o las imposiciones de sus empleados es algo muy absurdo", precisó Juan Benavides, de Falabella.

Para Sergio Hidalgo, vicepresidente de Ripley, un crecimiento sano y sostenido en los niveles de empleo tiene que producirse por la generación de una mayor demanda real por mano de obra, "pero pensar en que esto se resuelve sólo por la vía legal, cuando muchos de los proyectos que se discuten pueden entorpecer el desarrollo del mercado laboral... hay que ser cuidadosos".

Benavides también muestra preocupación por el estado de la discusión sobre flexibilidad laboral. "Eso es algo que está hace rato está dando vuelta y nadie lo aborda. Se está pensando en una serie de requisitos y exigencias específicas... Entonces ahí hay un tema en que puedes entrampar algo que es una gran oportunidad que va en beneficio del empleo, y de los más jóvenes de la población".

Golborne agrega que el foco del Gobierno está equivocado cuando "sale a cazar en el zoológico". "La solución no es poner normas más rígidas sobre empresas como las nuestras que las cumplen a cabalidad", explica. Afirma que hay que poner más esfuerzos en la fiscalización de pequeños y medianos empresarios, especialmente en el sector comercio. "Es ahí donde hay evasión y donde se pasan a llevar las normativas", plantea el ejecutivo.

Para Pablo Alcalde, de La Polar, otro tema que debe aclararse en el mediano plazo es el alcance de la nueva regulación a las tarjetas de crédito del comercio, definida por el Banco Central junto a la Superintendencia de Bancos, y que debiera darse a conocer en detalle en las próximas semanas. Como último tema, pese a que el dólar bajo genera un efecto positivo en las ventas del comercio -la caída en el tipo de cambio permite importar más barato, y al traspasar eso a precio final se estimula la demanda-, este es un asunto que de todos modos preocupa al sector.

"Es una amenaza como país, que un dólar tan bajo pueda ser regresivo para industrias que han sostenido el crecimiento en regiones, como el salmón, la fruta, el vino, y que son altamente intensivos en mano de obra, y que si no logramos un tipo de cambio que les permita reinvertir utilidades, pueden verse tremendamente dañadas", afirma Alcalde. "La solución no es poner normas más rígidas sobre empresas como las nuestras que las cumplen a cabalidad".

Laurence Golborne, Cencosud

Inversión en el exterior: Apostando a la región.

Donde el consenso es total entre estos ejecutivos, es en la necesidad del sector de expandir sus fronteras en Latinoamérica. "Con la capacidad empresarial que hay en Chile, invertir en otros países de la región es un deber, una obligación", asegura el gerente general de La Polar, Pablo Alcalde. Justamente esta multitienda es la única de las 4 grandes que aún no invierte en el exterior, "pero seguramente ya en 2007 podremos decir que estamos con un proyecto de internacionalización importante". ¿De dónde sale esta capacidad para lograr el éxito en la región, donde otros sectores han fracasado? Juan Benavides, de Falabella, sostiene que la competencia en Chile es "feroz", y "eso nos ha dado gran fortaleza para exportar un modelo que ha sido exitoso".

"Pero si venimos compitiendo desde la Universidad", bromea Sergio Hidalgo, vicepresidente corporativo de Ripley. Según este ejecutivo, el retail chileno cuenta con un "vehículo exportable", para aprovechar terrenos vírgenes en una serie de países del continente. "Por ejemplo, hemos ido a Brasil y vemos oportunidades en ese mercado. Y eso es porque prácticamente no hay otras cadenas de tiendas en la región, más allá de las chilenas", puntualiza. Ripley opera en Chile, Perú, y tiene negocio crediticio en Colombia.

Laurence Golborne dice no querer pecar de soberbia cuando sostiene que al retail chileno el país le quedó chico. ¿Pero qué pasa cuando surgen complicaciones como las que ha enfrentado Cencosud en Argentina y la congelación de precios que ha tenido el congelamiento establecido por el gobierno de Kirchner? "Ese tema ha tenido un impacto menor. Es que hay que entender que al país que fueres, haz lo que vieres. Hay que saber adaptarse, y hay que entender que no todos los países son como Chile, y eso no es algo bueno ni malo, sino que simplemente estamos hablando con mercados distintos, y adaptarse es la única manera de tener éxito", afirma.

En todo caso, toda esta apuesta regional no quita que en Chile seguirán compitiendo con dientes y uñas por los espacios que quedan para crecer. "El mercado chileno está lejos de estar copado, pero es cierto que ya hay menos espacios", admite Golborne. "La competencia en Chile es feroz, y eso nos ha dado fortaleza para exportar un modelo que ha sido exitoso".

Juan Benavides, Falabella

"Con la capacidad empresarial que hay en Chile, invertir en otros países de la región es un deber, una obligación".

Pablo Alcalde, La Polar

Nuevos formatos y crecimiento: De cara al futuro.

El 2006 ya está jugado. "Seguro será un buen año", aseguran estos ejecutivos. El dinamismo del consumo y un dólar bajo incentivan con fuerza las ventas, y este impulso debiera mantenerse incluso por todo 2007. Esto obliga a pensar más a futuro y analizar cuáles son los caminos que seguirán estos "gigantes" chilenos del sector retail en el largo plazo.

Sergio Hidalgo fue al detalle sobre cuáles serán las tendencias a futuro en el sector. "En mi visión, ya no hay mucho espacio para construir 'portaviones' de tiendas como las que hay en el Parque Arauco. Entonces es ahí donde vemos oportunidades para ir creciendo en otros formatos, tal vez de menor tamaño".

Distinta es la percepción de Juan Benavides. Para este ejecutivo, lo importante no es necesariamente el formato y sus dimensiones, sino saber captar una ventaja competitiva clara para ganar mercado. "No hay receta. Hay formatos chicos muy exitosos, y formatos grandes muy exitosos. Y el retail es súper sorprendente, tenemos el caso de la cadena alemana Aldi, que con una logística muy desarrollada tiene precios muy bajos y ha puesto en jaque a los grandes retailers de Europa", explica.

En tanto, crecer, crecer y crecer aún más es un principio que, según Laurence Golborne, no se puede transar. "Vamos a seguir en una carrera por el volumen. Este es un negocio donde el tamaño sí importa, y con el tiempo vamos a entrar en competencia directa con los actores más grandes del mundo, como Wal-Mart, y para eso hay que estar preparados", dice.

Pero para Pablo Alcalde tamaño no lo es todo. "Eficiencia y tecnología serán temas clave para el retail de los próximos años", sostiene. En todo caso, el futuro de La Polar, que sigue ejecutando un agresivo plan de expansión local, también apunta directamente a su internacionalización, que según su máximo ejecutivo, seguramente verá frutos concretos en 2007. En desarrollo de nuevos negocios, es lógico que cada empresa siga buscando las formas de fidelizar a sus clientes. Según Laurence Golborne "hoy tenemos bancos, seguros, agencias de viajes, de todo, y funcionando con mucho éxito. Eso pasa porque las empresas de retail conocen a sus consumidores, y los consumidores confían mucho en los retailers. Y eso es algo que vamos a seguir aprovechando".

Esta fidelización está montada en forma importante en el retail financiero, en las tarjetas de crédito, que entre las 4 empresas suman más de 13 millones de plásticos emitidos.

"Pero más allá del porcentaje de los ingresos o de las ganancias que surjan del negocio de las tarjetas, lo importante es que todo eso se fundamenta en que lo más importante es ser siempre un buen retailer, en ofrecer el mejor servicio, en tener la mejor presentación de los productos, la mayor oferta, o sea los elementos propios del negocio", sostiene Pablo Alcalde.

"Hay menos espacio para 'portaviones'. Vemos oportunidades en formatos tal vez más pequeños".

Sergio Hidalgo, Ripley

Esto es un aporte de: Francisco Derosas

Ojo con este tipo de tarjetas, en el sentido del pago y los atrasos sobre todo con la tarjeta de la empresa Falabella, esta empresa te envía inmediatamente a Dicom, yo me entere de esta situación al pagar con un cheque en otra empresa del rubro retail, después regularice mi situación de atrasos hoy estoy al día, han pasado 30 días sigo estando en Dicom, según la empresa yo debo realizar dichas aclaraciones, por este trato tome una decisión muy simple pagar y saldar la deuda con la empresa Falabella y cerrar dicha tarjeta, esta será mi manera de castigar a estos colosos del retail.

Pablo Ramírez Torrejón (AC).
]]>