La Justicia estadounidense intenta definir los derechos y obligaciones de los 'bloggers' (autores de páginas personales en Internet), a raíz del conflicto entre tres estos y la empresa de informática Apple.



Ante la explosión de 'blogs' y el papel cada vez más importante que juegan en el panorama informativo no sólo de este país sino en todo el mundo, parece una tarea urgente perfilar hasta dónde llegan los derechos y las obligaciones de quienes los suscriben. Una necesidad que se ha puesto de manifiesto ante un tribunal de California que tendrá que decidir si los tres 'bloggers', que según Apple filtraron secretos comerciales de la compañía informática y los publicaron en sus respectivos medios independientes, tienen o no derecho a que se proteja su identidad. 'Este es un caso importante para todos los medios de comunicación, ya sean online o no', señaló a Efe Kurt Opsahl, abogado de Fundación Fronteras Electrónicas (EFF, por sus siglas en inglés), con sede en San Francisco (California).



El grupo, que defiende a PowerPage.org, uno de los medios implicados en el caso, se ha convertido en uno de los mayores exponentes en la protección de los derechos de los 'bloggers', y dispone incluso de una extensa 'guía legal' donde expone hasta dónde alcanzan los derechos de la blogosfera. Este nuevo capítulo en el enfrentamiento entre Apple y los 'bloggers' es de gran relevancia porque, según Opsahl, 'hay que corregir la decisión anterior'. Opshal se refiere a la decisión de un juez de un tribunal menor que dictaminó el año pasado que los 'bloggers' no están protegidos por la ley que permite a los periodistas no revelar la identidad de sus fuentes de información.



Los tribunales 'han de ponerse al día en estas cuestiones, cada vez más importantes', señala Opsahl, que espera una respuesta del tribunal de apelaciones de aquí a 90 días y, dependiendo del resultado, no descarta que la cuestión termine en el Tribunal Superior de California. Mientras la justicia sigue su curso, muchas organizaciones de 'bloggers' como The Bloggers Rights Group se han adelantado y luchan por el derecho a publicar sin que, por ejemplo, corra peligro el puesto de trabajo.



La posición de Opshal y de EFF, es que 'lo que es importante no es el formato, sino el contenido. La cuestión es si un periodista puede o no publicar un 'blog''. El caso de Apple podría resultar crucial -y único en este sentido- porque la multinacional basó parte de su argumento en la afirmación de que los tres 'bloggers' 'no son miembros legítimos de la prensa' y, por lo tanto, no tienen sus mismos derechos. Los 'bloggers' buscaron protección en una ley de California que ampara a los periodistas 'tradicionales', bajo el argumento de que dar a conocer sus fuentes iría en detrimento del interés público.



Ahora, los jueces del tribunal de apelaciones podrían marcar un importante precedente si deciden sobre esta cuestión y otra igualmente relevante: si el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes pesa o no más que el derecho de las compañías a proteger sus secretos comerciales. Para Dick Rogers, defensor del lector del 'San Francisco Chronicle', preguntarse si los 'bloggers' son o no periodistas es un planteamiento equivocado, ya que 'confunde el medio con el mensajero'. La cuestión, en opinión de Rogers, es dilucidar quiénes, de entre el abultado universo de 'bloggers', pueden llamarse periodistas. En última instancia, según cree el defensor del lector, el veredicto no llegará desde las instancias judiciales, sino que quedará en manos de los consumidores, que son los que decidirán qué 'bloggers' son periodistas basándose en lo que están dispuestos a leer.




Esto es un aporte de: Terra Actualidad – EFE





Pablo Ramírez Torrejón (AC).

]]>