Hace unas pocas horas he presentado mi libro "MOBBING EN CHILE" en el Auditórium de la Universidad Federico Santa María - Concepción. Una concurrencia de cerca de cien personas estuvieron atentas a las expresiones vertidas por los Profesores participantes en evento. Digo esto por que en la presentación del libro se aludió a la crónica de http://www.prevention-world.com/ sobre la declaración de incapacidad por los daños físicos yu psíquicos sufridos por una persona, según se relata más adelante.



Este amargo asunto se viene en nuestro país con fuerza. Un 67% de los trabajadores chilenos sufre o ha sufrido este flagelo. Eso es demasiado. Las incapacidades en Chile por razones de acoso moral en el trabajo van en aumento. "Oriana Zorrilla" ha denunciado la política de los órganos y agentes del Estado en esta materia. Las noticias demuestran que en todos los servicios públicos se sufre de MOBBING por los trabajadores, más o peor que en la empresa privada.



Hemos sostenido con énfasis que en condiciones de un gobierno democrático es intolerable la presencia de conductas que atentes contra los derechos esenciales de la persona del trabajador, sean los civiles comunes a todo hombre, sean los derechos fundamentales de los trabajadores.



Nuestra tesis ha sido que en el hoy no existe legislación suficiente para atacar el mobbing por el recurso de protección a los derechos esenciales o por las normas del derecho del trabajo para reclamar los derechos inherentes al auto despido justificado en acciones de Mobbing y para demandar las indemnizaciones que corresponda, incluso el Daño Moral.



La legislación española ha tomado el toro por las hasta en esta materia y ha legislado con fuertes sanciones a los acosadores, generalmente psicópatas que no saben que lo son o que si lo saben y actúan en el deleite de su maldad.



El acosado o atormentado ignora sus derechos y ni siquiera se da cuenta que el Daño a su dignidad deriva de acciones de Mobbing, atendida la sutileza de las acciones ilícitas, los modos especiales de ataque y la forma de realizarlos. En caso de darse cuenta el trabajador ya se encuentra en estado de enfermedad o lesión psíquica.



Habría que examinar ahora cuanto gasta el país en la recuperación de los más trabajadores víctimas del Mobbing, sus días perdidos, sus gastos en recuperación, farmacia y trastornos a la familia, al trabajo y a la sociedad.



En fin leamos algo de lo que pronto habrá de ser materias comunes en los Tribunales de nuestro país. Recordemos que el nuevo procedimiento del trabajo tiene un capítulo completo a reclamar solamente la violación de los derechos fundamentales del trabajador. El Mobbing es un flagelo que ataca la vida, la salud física y psíquica y la dignidad de los trabajadores, entre otros bienes esenciales. VEAMOS A CONTINUACIÓN y no olvidemos http://www.prevelexchile.cl/, exclusivamente para profesionales del ramo e interesados.



Cantabria - Una mujer de 29 años obtiene la incapacidad total por acoso laboral.


El Juzgado de lo Social número 4 de Santander ha reconocido la incapacidad permanente absoluta, derivada de accidente de trabajo, a una mujer de 29 años que sufre un trastorno depresivo provocado por el acoso laboral sufrido por parte de su jefe. Según CCOO, que informó sobre la decisión judicial, se trata de la primera sentencia de este tipo en España que reconoce la incapacidad absoluta por este motivo.



El fallo judicial considera probado que la trabajadora, que ejercía como auxiliar de clínica y estuvo con incapacidad temporal desde el 22 de agosto de 2003 al 21 de febrero de 2005, presenta afecciones derivadas de la situación que padeció, en concreto trastorno depresivo, estrés postraumático y crisis de angustia, derivado del acoso laboral.



Según la sentencia, todo ello se ha traducido en un cuadro mixto ansioso-depresivo de intensidad grave, sin que los diversos tratamientos a los que la mujer ha sido sometida hayan supuesto una "clara mejoría" ni hagan pensar en su "posible recuperación", por lo que no está capacitada para una ocupación laboral.



Así, señala que está "angustiada", no puede salir a la calle si no va acompañada, y no tiene "ganas de luchar" porque recuerda los abusos sufridos por parte de su jefe. Presenta igualmente limitaciones orgánicas y funcionales derivadas de dicho diagnóstico.



El ponente de la sentencia, el magistrado juez Alfonso González González, señala que la jurisprudencia del Tribunal Supremo pone de manifiesto que la incapacidad permanente absoluta debe ser reconocida tanto al trabajador que carezca de "toda posibilidad física" de realizar cualquier quehacer laboral, sino también al que, "aún con aptitudes para algunas actividades, no tenga facultades reales para consumar, con cierta eficacia" las tareas derivadas de una actividad laboral.



En este sentido, considera que las lesiones que padece la trabajadora ponen de manifiesto que ésta "se encuentra incapacitada para todo tipo de profesión u oficio, al no poder realizar ningún tipo de actividad con la continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad que exige el mercado laboral".



Destaca además que los informes de la Unidad de Salud Mental ponen de manifiesto que la mujer "necesita la tutela de otras personas en aspectos básicos de la vida cotidiana, necesitando ir acompañada para salir de casa". Debido a ello establece que la mujer deberá cobrar una pensión en la cuantía equivalente al 100%.



Contra la sentencia aún cabe la posibilidad de interponer un recurso de suplicación.


¡NO AL MOBBING EN CHILE!!!



Autor del comentario: MANUEL MUÑOZ ASTUDILLO



Pablo Ramírez Torrejón (PD)

]]>